You need to log in to create posts and topics.

Tienes una empresa que necesita furgonetas?

El Renting de vehículos permite a las empresas y autónomos integrar en una sola cuota mensual los gastos como el seguro, la ITV, el mantenimiento o la reparación de averías, los cuales deberían ser sufragados en caso de optar por la compra.

La utilización de vehículos modernos es un factor crítico a la hora de inspirar una adecuada imagen frente a los clientes. Este aspecto cobra aún más importancia en el caso de autónomos y PYMEs. Tu coche, ya se trate de un turismo o de un vehículo comercial refleja la salud y fiabilidad de tu negocio de cara al exterior.

La depreciación de los vehículos con el paso del tiempo no es algo que afecte únicamente al balance de la empresa, sino también a tu capacidad para inspirar confianza en los clientes presentes y futuros.

Al tratarse de un mero gasto de alquiler, el Renting no se ve reflejado en el nivel de endeudamiento de la empresa. Es decir, no tiene impacto alguno sobre el balance, lo cual supone una clara mejora de los ratios contables de cara a obtener la financiación bancaria, tan imprescindible para autónomos y PYMEs.

Con el Renting, tan sólo se paga una cuota mensual durante el tiempo que dura el contrato. Esto permite liberar una gran cantidad de capital que, de otra manera, habría tenido que destinarse a pagar la compra del vehículo, además del IGIC correspondiente.

 

En su lugar, ese dinero puede ser invertido en la actividad propia del negocio y lograr así una mayor rentabilidad sobre el patrimonio de la empresa.

Es posible desgravar el 100% de las cuotas netas de Renting, tanto en el Impuesto de Sociedades, como en el IRPF.

 

En lo que se refiere al IGIC, el importe correspondiente al Renting de los vehículos comerciales también es totalmente deducible. En el caso de turismos, el criterio por defecto aplicado por la Agencia Tributaria es una deducción mínima del 50%, salvo que se aporte prueba de que el coche es dedicado a la actividad comercial en un mayor grado. La permanencia del vehículo en el garaje de la empresa durante los fines de semana o la serigrafía del logo son aspectos que pueden acreditar esta circunstancia.

La contabilidad, el mantenimiento, la negociación, contratación y renovación del seguro, la revisión de la ITV, así como la compra y la posterior venta del vehículo suponen una enorme pérdida de tiempo en tareas administrativas que debería ser empleado en la actividad propia del negocio. El Renting libera de todas estas tareas, que no hacen sino restar productividad a tu empresa.

Además de lo mencionado anteriormente, el Renting permite evitar los problemas inherentes al deterioro del vehículo en propiedad, tales como las averías y el propio envejecimiento del mismo. Esto último tiene un impacto directo sobre el activo del balance del negocio. En su lugar, es la empresa de Renting la que se ocupa de estos problemas.

Síguenos!