¿Qué sucederá en un futuro con el diésel?. Hay casos, incluso, de compradores que han cambiado su decisión de compra, del diésel al gasolina, por la incertidumbre. Actualmente los diésel, especialmente los más modernos, no tienen un problema.

El tratamiento de un diésel moderno es exactamente el mismo que el de un gasolina moderno, su etiquetado es el mismo y, por ende, las restricciones que podrían sufrir en episodios de contaminación. Pero la caída de las ventas de los diésel es un hecho, como lo es también la desconfianza del cliente. Ya no solo ante lo que sucede ahora, sino ante lo que pueda suceder mañana, en unos años, o incluso antes. El renting es cada vez más una opción a tener en cuenta por un particular para adquirir un coche nuevo, y un refugio para el diésel.

El renting como refugio ante la incertidumbre del diésel

En los últimos meses hemos visto cómo los fabricantes dirigían cada vez más sus ofertas, y sus opciones de compra de coche nuevo, hacia planes de renting enfocados a particulares.

Esta opción es la más interesante por la comodidad que ofrece, por incluir los gastos que apareja la compra y mantenimiento del coche en una cuota y, sobre todo, poderlo cambiar una vez vencido el contrato sin preocuparse de la venta del vehículo en el mercado de ocasión y su posible pérdida de valor.

La incertidumbre del diésel añade un plus a esta opción, la de no tener que preocuparnos por la posible devaluación de los diésel en el mercado de ocasión, o que las restricciones consigan que en el mercado nadie quiera comprar un diésel, un escenario que, a priori, nos costaría imaginar.

El renting es especialmente sensible al rendimiento del mercado. Y las cuotas de renting no solo tienen en cuenta, por supuesto, el valor del coche nuevo, sino también su valor residual.

La incertidumbre a la hora de comprar un coche nuevo y el renting

El mejor argumento para defender el renting que encontramos estos días es, sin duda, la incertidumbre. En estos días nos hemos encontrado con muchos clientes que, por el uso intensivo que hacen de su coche, necesitan un diésel, pero temen que la llegada de restricciones y prohibiciones en el futuro limite su utilidad, o incluso lastre su valor residual. La mayor ventaja del renting, con diferencia, está en que el comprador minimiza riesgos.

No ha de preocuparse por el hecho de que el valor residual de su coche se vea alterado, porque las condiciones del contrato de renting, las cuotas a pagar, se fijan inicialmente. Tampoco ha de preocuparse por el hecho de que se impongan restricciones y prohibiciones, porque antes vencerá su contrato, y podrá decidir si renueva con otro diésel, o busca otra alternativa.

El renting es también especialmente interesante para aquellos que asuman que sus necesidades van a cambiar drásticamente en el medio plazo. Aquel que hoy no necesita más que un coche pequeño para sus trayectos diarios, es posible que deba pensar en ello si en un par de años planea tener hijos.

Nunca antes ha existido una oferta de renting tan variada.

 

Fuente: Diario Motor

Síguenos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *